ESCUCHA EL #EXPEDIENTE Nº 51 | 19.07.2024

YA ESTA DISPONIBLE EN ESTAS PLATAFORMAS DE PODCAST | BÚSCALO CÓMO "EL PELADO INVESTIGA"

YA ESTA DISPONIBLE EN ESTAS PLATAFORMAS DE PODCAST | BÚSCALO CÓMO "EL PELADO INVESTIGA"

LOS CÁTAROS

0

Los cátaros, conocidos también como "cathari" (del griego "katharoi" que significa "puros"), fueron una secta religiosa medieval del sur de Francia que surgió en el siglo XII. Se le llamaba albigenses debido a la ciudad de Albi, un importante centro de sus creencias. Los cátaros vivían de manera simple, no poseían bienes, no cobraban impuestos ni sanciones, y veían a hombres y mujeres como iguales. Estos aspectos de su fe atrajeron a muchos, desilusionados con la Iglesia Católica de la época. 

Las creencias de los cátaros derivaron del Maniqueísmo, una religión persa, y más directamente de una secta anterior de Bulgaria llamada los bogomilos, quienes mezclaban el Maniqueísmo con el cristianismo. Los registros de la Iglesia Católica Romana mencionan a los cátaros bajo varios nombres y en distintos lugares. Los teólogos católicos debatieron durante siglos si los cátaros eran herejes cristianos o si no eran cristianos en absoluto, una cuestión que sigue sin resolverse. La Iglesia Católica se refiere a la creencia cátara como "la gran herejía", aunque oficialmente sostiene que el catarismo no es cristiano.

Los cátaros se dividían en tres grupos principales:

- Perfectos: Aquellos que habían renunciado al mundo, como sacerdotes y obispos.
- Creyentes: Aquellos que aún interactuaban con el mundo, pero aspiraban a la renuncia.
- Simpatizantes: No creyentes que apoyaban a las comunidades cátaras.

Los cátaros rechazaban las enseñanzas de la Iglesia Católica por considerarlas inmorales, y creían que la mayoría de los libros de la Biblia estaban inspirados por Satanás. Criticaban a la Iglesia por su hipocresía, codicia y la adquisición de riqueza. La Iglesia Católica los condenó como herejes y los masacró durante la Cruzada Albigense (1209-1229), que también devastó la región del Languedoc, en el sur de Francia.

Las creencias cátaras incluían:

- El principio femenino en lo divino: Dios era tanto hombre como mujer. El aspecto femenino de Dios era Sofía, que significa "sabiduría". Esto fomentaba la igualdad de género en sus comunidades.
- Reencarnación: Un alma renacía continuamente hasta renunciar al mundo por completo.
- Dualidad Cósmica: Creían en dos deidades, una buena y otra malvada, en constante conflicto. El objetivo de la vida era servir al bien y escapar del ciclo de renacimiento y muerte.
- Vegetarianismo: Aunque permitían el consumo de pescado a los creyentes y simpatizantes.
- Celibato para los perfectos: Animaban al celibato en general, ya que creían que cada nacimiento atrapaba a un alma en el mundo material.
- Trabajo manual: Todos los cátaros trabajaban, muchos como tejedores.
- Suicidio ritual (endura): Bajo ciertas condiciones, era visto como una respuesta digna y racional.

Los cátaros creían en dos principios: un dios bueno que creó todo lo inmaterial y un dios maligno que creó todo lo material. Se autodenominaban cristianos y eran conocidos como "buenos cristianos" por sus vecinos. La Iglesia Católica los llamaba albigenses o cátaros.

En el Languedoc, una región conocida por su alta cultura y tolerancia, la religión cátara ganó muchos seguidores durante el siglo XII. A principios del siglo XIII, el catarismo era probablemente la religión mayoritaria en la zona. Esta popularidad y el apoyo de la nobleza molestaban a la Iglesia Romana, que consideraba el sistema feudal como divinamente ordenado.

A partir de 1208, la Iglesia lanzó una guerra contra el Languedoc y sus gobernantes, como Raymond VI de Toulouse, Raymond-Roger y otros. Durante este período, se estima que medio millón de personas fueron masacradas, tanto católicos como cátaros. Los cruzados mataban indiscriminadamente, siguiendo órdenes de líderes religiosos como el abad al mando en Béziers.

Los gobernantes educados y tolerantes del Languedoc fueron reemplazados por líderes más brutales. Dominic Guzmán, conocido como Santo Domingo, fundó la Orden Dominicana, y en pocos años, la primera Inquisición papal fue establecida para eliminar los últimos vestigios de resistencia.

Hoy en día, aún hay ecos de la influencia cátara en la geopolítica y la cultura popular. Existen personas que se identifican como cátaros modernos y sitios históricos que se pueden visitar en el Languedoc. Simón de Montfort, líder de la cruzada contra los albigenses, dirigió esta guerra con gran crueldad. Minerve, un lugar estratégico, fue asediado en 1210 y tras dos meses, los cátaros que se negaron a renunciar a su fe fueron quemados en la hoguera.

El exterminio de los cátaros dejó un legado de brutalidad que influenció futuras campañas genocidas y estableció un precedente para cruzadas internas dentro del cristianismo. Hoy, la historia de los cátaros sigue siendo un recordatorio de la intolerancia y las consecuencias de la persecución religiosa.

Recopilación
El PELADO Investiga
# EXPEDIENTE 48

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios